Vecinos y empresas forestales restauran la cuenca del río Futa con especies nativas.-

Iniciativa busca proteger el curso de agua y mejorar el paisaje ribereño
Más de 500 árboles de especies nativas plantados para proteger la ribera del Río Futa fue el resultado de una jornada de restauración ecológica comunitaria en el predio Santo Domingo 2, en la comuna de Corral, perteneciente a la empresa ARAUCO; siendo ésta la primera hectárea de un total de 80 comprometidas para la recuperación de la vegetación natural del sector.

Los vecinos fueron los protagonistas de la actividad y junto a la Seremi de Agricultura, CONAF, concejales de Corral y trabajadores del área forestal de ARAUCO respondieron así a uno de los desafíos de una mesa multisectorial, en donde las comunidades de Futa y Tres Chiflones, el municipio, servicios públicos y empresas forestales trabajan para la recuperación del paisaje, la protección de los cursos de agua, el resguardo de humedales y la restauración de la vegetación nativa.

Para Javier Silva, Jefe de Medioambiente y Comunidades de ARAUCO, la comunicación con los vecinos y los distintos actores del territorio ha sido clave para poder iniciar planes como éste, que tienen como trasfondo la conservación de los ecosistemas.

Canelo, coigüe, ulmo, meli y arrayán fueron las especies plantadas, para cuya selección fue muy importante el conocimiento de los vecinos, que, sumado al saber académico y la experiencia de las distintas instituciones y empresas involucradas, permitió reconstruir la vegetación histórica de la ribera del río Futa.
El presidente de la junta de vecinos, Carlos Soto, destacó el compromiso de los distintos actores para materializar este anhelo de la comunidad.

El dirigente agregó que los vecinos dueños de predios ribereños también se han sumado a la iniciativa de restauración, lo que está abriendo posibilidades para que la comunidad pueda desarrollar turismo rural en el sector.
Mediante su Política de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, ARAUCO desarrolla diversas iniciativas para aumentar las superficies de conservación en su patrimonio forestal, privilegiando zonas con presencia de especies amenazadas, sectores identificados como claves para la biodiversidad o lugares de gran relevancia para las comunidades, como es el caso de Futa.

En este contexto surge el Proyecto de Restauración Ecológica, que a nivel nacional contempla la plantación de vegetación nativa en 50.000 hectáreas de ARAUCO. El objetivo es maximizar el aporte de servicios ecosistémicos y conservar, o incluso mejorar, la biodiversidad existente en el patrimonio forestal de la compañía.

Según detalló el Gerente de Medioambiente y Comunidades, Juan Anzieta, “el desafío ha sido promover y participar con diferentes actores del mundo académico, sector público, ONG y los vecinos, en la discusión de opciones para la gestión de las zonas de protección, recogiendo el aprendizaje de la compañía en los últimos años y las inquietudes de las comunidades”.

TRABAJO PÚBLICO PRIVADO
Las iniciativas de restauración en la zona responden a un trabajo de larga data entre las empresas forestales, el Ministerio de Agricultura, ONG, la academia y vecinos, que de manera organizada lograron la protección de la cuenca del Río Futa. En tal sentido, CONAF participó como facilitadores del proceso, según indicó su director regional, Oscar Droguett.

En tanto, la Seremi de agricultura, Moira Henzi, destacó la metodología de trabajo colaborativo, señalando que para su ministerio es de vital importancia el trabajo en conjunto con el sector privado. En este caso, asumir la preservación del medio ambiente es un mandato presidencial que se está poniendo en práctica con las empresas forestales, que son un sector importante en la región, señaló.